ELENGOA


Hubo un tiempo pasado en que todos los hombres hablaban una sola lengua
que fue llamada Elengoa, "la Lengua Celeste".



La búsqueda de la Lengua Raíz, de la cual surgieron todas las demás
lenguas, es un empeño que ha cautivado a millares de inteligencias.
Lingüistas, filólogos, investigadores e insignes personalidades del ayer
y de hoy han dedicado su tiempo a reconstruir y hallar ese lenguaje
Edénico que reunía en sí mismo la sencillez y la perfección de la
Creación.

Se la ha buscado entre la mayoría de las familias lingüísticas,
especialmente en la Indoaria. Esta búsqueda siempre ha estado iluminada
por una aureola de misticismo y espiritualidad ya que, en la mayoría de
los casos, se ha pretendido hallar la Lengua de Adán perdida tras la
confusión de las lenguas, episodios bíblicos ligados con lo divino y que
muchos grandes espíritus del pensamiento y de la ciencia han pretendido
explicar.

¿Existió en un pasado no demasiado lejano una sola lengua sobre la
tierra, con la cual toda la humanidad podía entenderse sin dificultad?

Esta es una pregunta que se hacen numerosos investigadores sobre el
origen y trayectoria del lenguaje humano. La ciencia oficial establece
que las casi 5.500 lenguas y dialectos hablados hoy en este mundo,
tienen su matriz original en unas nueve grandes familias lingüísticas.
Estas, raíces de un tronco común, constituyen el fundamento arcaico del
habla humana desde la más remota antigüedad.

Pese a que los estudios filológicos hoy en día están avanzados,
todavía no ha podido determinarse cual es la "lengua madre" de la cual
se derivan todos los idiomas hablados hoy en la tierra. Les falta dar
con el eslabón perdido que permitiría unificar unas familias
lingüísticas con otras. Es claro que este eslabón parece no existir
entre, por ejemplo, las hablas africanas (Nilo-Saharianas y
Níger-Kordofanianas) con el Nostratico (Afroasiático, Indoeuropeo,
Dravídico, Altaico, etc.). La rama Amerindia tampoco parece caer muy
bien con ninguna de las demás. Otras, como las habladas en el Océano
Pacífico, parecieron desarrollarse independientemente de todas las
demás. Y para complicar aún más la cuestión existen familias con un solo
elemento hablado, es el caso del euskera, que parece no casar con
ninguna otra lengua.

El euskera es una lengua de la cual se ha demostrado su gran
antigüedad, pudiéndose reconocer en ella términos pertenecientes a la
prehistoria, tal y como lo fundamentan estudios efectuados por el
reputado investigador de arqueología lingüística, Joseph Greenberg y de
Colin Renfrew. Dicen que es una lengua sin aparente vinculación con
ninguna otra. Sin embargo, existen numerosos nexos entre ella y
muchísimas otras lenguas hoy habladas.

Curioso es que en quechua, la palabra padre se diga TAITA, cuando en
euskera se dice AITA. ¿Una casualidad?, podría ser, pero la cuestión es
que este no es un ejemplo aislado; así en turco, padre es ATA. En
dacota (lengua de los sioux) se dice ATE. En náhuatl TATA, igual que en
maltés, rumano, sinalés, fidjiano o talago. En esta familia de
parentescos podemos añadir al inglés, DADY o DAD, o en galés TAD.

ARGI significa luz en euskera, mientras en sánscrito ARQ es
brillante. Igual significado tiene la palabra griega ARGÉS. En
finlandés, TUNTURI es monte bajo y redondeado; en euskera, esa misma
palabra expresa la idea de cumbre, cima o chichón, refiriéndose a una
prominencia redondeada. GAROA en vascuence es rocío, igual palabra en
quechua significa llovizna.

La raíz IST en euskera expresa algo que desprende rayos de luz, la
encontramos en tximistu, que es rayo, electricidad. En inglés y en otras
lenguas de origen germano, hallamos las palabras STAR, STERN, etc. STAR
podría traducirse perfectamente en euskera como hace o despide rayos de
luz, o lugar u origen de los rayos de luz o STERN, que despide rayos de
luz. Igual significado tiene la palabra ISTHAR. STELLA, ESTRELLA,
STELLE, etc. tienen su nacimiento en el arcaico término IST, todavía
conservado en euskera.

SU, es fuego, mas su expresión antigua se refería al sol. SUN en
inglés es sol. SURA o SURYA en sánscrito tiene igual origen,
significando "Propiedad del Sol Creador".

Aun podríamos aportar un centenar de ejemplos más que demostrarían
que el euskera (en especial el antiguo Euskera), tiene parentescos con
muchas y muy variadas lenguas, algunas de tierras muy lejanas. Ello sólo
demuestra una cosa: este idioma a preservado en un buen porcentaje los
términos-raíces de ese antiguo lenguaje hablado por casi la totalidad de
la humanidad. Así se explicaría que, pese a no tener ninguna relación
con el quechua, hablado en Perú y Bolivia, tenga más de un centenar de
términos y usos gramaticales que aparecen en el euskera, por ejemplo: el
infinitivo de ambas lenguas se forma con el sonido TU.

Alexandre Eleazar en su libro "Los Bere", nos demuestra como es el
euskera la única lengua en la actualidad hablada que conserva un buen
porcentaje de palabras pertenecientes a una lengua ancestral, que él
llama ELENGOA, término formado por las siguientes palabras: ELE-N-GO-A,
queriendo decir "La Lengua Celeste". Dicha palabra sirve para expresar
el lenguaje utilizado por la humanidad en la antigüedad, siendo el único
de entonces y del cual han derivado todas las lenguas que hoy en día se
hablan.

El lenguaje Elengoa tiene un origen celestial, proviniendo en su
máxima pureza del EDUEN, la lengua hablada en Baleden y en todos los
OROZKAR o la totalidad de las tierras del Cielo. Ello quiere decir que
el Elengoa es una adaptación terrestre del Eduen. El euskera -hablado en
la actualidad por unas 700.000 personas- conserva aún en un 80% las
raíces de la lengua arcaica y original. Pero el Elengoa se aparta un
tanto del euskera en su construcción gramatical.

La gramática del Elengoa es tan sintética, que en muchos aspectos se
escapa al raciocinio parlante al que estamos acostumbrados. El euskera,
por el contrario, ha desarrollado una compleja estructura muy
enriquecida por sufijos y prefijos que a modo aglutinante enriquecen el
significado de las palabras.

El Elengoa se aleja de esta formación gramatical para adherirse a
otro aspecto de la expresión hablada, más sencillo, pero no menos rico
en matices. Así consigue su riqueza, en la libertad que otorga a cada
palabra en el contexto de cada frase. En la actualidad sería muy difícil
que la humanidad pudiese hablar el Elengoa tal y como se hacía en los
primeros tiempos, pues antes tendría que cambiar la mentalidad de las
gentes. El euskera por ejemplo, se aparta de esta lengua primordial en
la estructura verbal, que han enriquecido enormemente. En este aspecto,
el Elengoa es tan sintético que nos desconcierta. El inglés es, quizás,
el lenguaje que más se le acerca a su uso gramático.

La regla gramatical más importante de este Lenguaje Divino es
sintetizar; volver a la sencillez y transparencia original. Reconstruir
el antiguo Elengoa no es tarea fácil. En todo caso podemos unificar una
forma de esa lengua -la más pura y fidedigna posible- a partir de sus
varios dialectos. Es claro que un elevado porcentaje de palabras de esta
lengua se conservan actualmente en el euskera (actualizó este, según
las particularidades de sus gentes y las influencias de uso gramatical
de sus pobladores vecinos e invasores).

Las diferencias más marcadas entre ambas lenguas estriban en la
gramática (a veces pienso lo que hubiese sido el euskera de haber sido
la tierra de los vascos, la zona más norteña de la Isla Británica. Los
vascos entonces hubieran heredado el uso gramatical de los ingleses, y
su habla sería mucho más simple que la actual).

Otras diferencias:

· El Elengoa no hace diferenciaciones de sexo, mas que cuando ello se
hace necesario, entonces se añade a la palabra a la que se quiere
especificar su género los términos: hembra, mujer, etc. o sea eme, ema,
ene, ne...

· El artículo indeterminado, por lo normal, no se utiliza. El
determinado se utiliza con cierta regularidad.

· Es normal que el plural se especifique en su número y también que un
numeral exprese la idea de pluralidad.
Ejemplo: BI LOTU (Dos momias), que puede traducirse como momias.

· En general, se evita utilizar pronombres cuando estos se
sobreentienden en el contexto de la frase. Si vemos un cartel en una
plaza pública y leemos: ANDIBATZARA DEITU, traducimos literalmente: Gran
Consejo Llamar, pero entendemos mejor el mensaje así: El Gran Consejo
os Llama, sobreentendiendo el artículo "el" y el pronombre "vosotros".




Una buena parte de todo lo divulgado aquí con respecto a la Historia de
la Humanidad y sus orígenes se fundamenta en los estudios llevados a
cabo por el investigador arqueolingüista de origen ruso/sirio Alexandre
Eleazar.

Alexandre nació en Damasco el 22 de marzo de 1920. Huérfano a los trece
años pasó su infancia y parte de su juventud en Francia. En 1965 y en la
ciudad de Barcelona, convencido de que el actual conocimiento sobre los
hechos del pasado estaba equivocado se puso a la tarea de descubrir el
secreto de las antiguas escrituras reputadas indescifrables.

Tras dos años de arduos esfuerzos logra interpretar su primer texto en
escritura Ibérica, valiéndose de la lengua Euskera que resultó ser la
más antigua de las habladas en la Tierra. Este primer texto era el
conocido con la denominación de "Plomo de la Serreta de Alcoy" hallado
en unas excavaciones en 1922.

Luego, al estudiar en profundidad bastantes grafías, incluidos los
jeroglíficos egipcios, así como los vocablos y expresiones empleados,
llegó al convencimiento de que los antiguos se sirvieron en primer lugar
de una sola y única lengua: el Elengoa, el cual su pariente lingüístico
más cercano aún existiendo en la actualidad es el Euskera.

Se dio cuenta igualmente que a partir de ella se crearon una infinidad
de modismos, los cuales tuvo que utilizar constantemente. Esto le
permitió traducir numerosos textos, obteniendo así cuantiosas y valiosas
informaciones procedentes directamente de los escritores, historiadores
y Reyes que habitaron la Península Ibérica hace más de 5.000 años. El
Telón del gran teatro de la Historia se levantaba para este investigador
incansable.

Con los éxitos logrados en el campo de la interpretación de los signos
íberos y otros de parecida textura gráfica, decidió aplicar el sistema
de traducción a los jeroglíficos egipcios, comprobando -y no sin gran
asombro- que este funcionaba a la perfección, echando así por tierra las
afirmaciones y teorías enunciadas por Champolion y por otros acerca de
la interpretación y traducción de los textos egipcios. Pudo observar
como tales teorías estaban equivocadas principalmente a causa de que los
investigadores no conocen cuál era el lenguaje hablado por los
egipcios, siendo este una derivación del Elengoa y por tanto más
parecido al euskera que a las ramas lingüísticas semita o copta. Como
consecuencia de ello, los egiptólogos actuales interpretan mal el
verdadero significado de los signos jeroglíficos, cometiendo en esencia
hasta un 90% de errores en sus traducciones, las cuales por ello quedan
muy incompletas e incoherentes.

En una postrera fase, el investigador se decidió por la traducción de
textos en escritura cuneiforme. Descubrió, en contra de lo que afirman
los estudiosos del tema, que dicha escritura no es jeroglífica sino que
se fundamenta en una forma de criptografía, que consta de un elemento
semántico clave y un conjunto de componentes aglutinados en torno a este
que lo complementan morfológicamente. Si no se conoce el elemento clave
actuando de semantema es imposible darle un significado correcto a los
tres, cuatro o cinco signos precedentes e incluso todos los demás del
texto, por desconocerse el tema básico sobre el cual trata un texto
determinado.

Después de dos décadas de exhaustivas investigaciones y descubrimientos
prodigiosos, Alexandre Eleazar publica en 1985 y en Barcelona un
densísimo libro titulado "Los Bere", en el cual revela el resultado de
tantos años de desvelos y sacrificios. Este libro es el primero de una
serie en proyecto junto a "Los Paios" y "La Bibele" de próxima
publicación.

Participa en varias conferencias y realiza diversos artículos en la
prensa, no obteniendo respuesta por parte de historiadores ni de
organismos oficiales. Alexandre esperaba que desde el principio de
conocerse el contenido de su obra por el público y en especial por los
historiadores y arqueólogos, estos confrontaran y discutieran sus
investigaciones, pero no ocurrió así. Haciendo honor a la verdad -y pese
a los esfuerzos hechos por él mismo en este sentido- el libro tuvo
escaso eco, pasando casi desapercibido por los interesados en temas
históricos. Los medios de comunicación apenas lo comentaron. Los
investigadores, arqueólogos y demás estudiosos del pasado enmudecieron
ante su aparición en el mercado.

El porqué de tanto mutismo se explica en que "Los Bere" es un libro
demasiado peligroso para algunos ya que pone en entredicho el esquema
histórico urdido, a través de los siglos, por aquellos que controlan los
destinos de la humanidad. En su primer libro, el autor ha tenido la
consideración de no explicar en detalle el sistema, fundamentos y
documentación utilizada para llegar a sus asombrosas conclusiones. Actuó
así con el fin de que los versados en iberismo y escrituras antiguas le
pusieran en duda y le acusaran de inconsistente. Intentaba así levantar
polémica y que le desacreditaran con el fin de poder después, en una
gran conferencia pública, exponer a todos sus detractores los detalles
de su metodología investigativa y los fundamentos científicos de sus
afirmaciones. Pero no pudo ser así ya que se impuso un velo de silencio
en torno a su persona y su obra.
"Trabajé exhaustivamente con textos Ibéricos mas el que me dio aquella
llave fue el llamado disco de Faistos. A partir de su lectura correcta
pude traducir mi primer texto Ibérico." A. Eleazar


Para comprender mejor sus descubrimientos hay que destacar el hecho bien
patente, para la mayoría de los estudiosos de la materia, de que existe
un periodo casi en blanco en la Historia, el cual va desde el siglo IV
al XV de nuestra Era. En este periodo se produjo la mayor mutilación de
la cultura y destrucción de la Historia que se haya hecho jamás. Puede
decirse que desde la proclamación de Constantino, como Jerarca absoluto
de la Iglesia de Roma, se estableció una línea clara de demarcación por
la cual todo aquello que estaba en conforme acuerdo con los postulados
de esa Iglesia era exaltado y promovido, y lo demás debía ser destruido.
Esta es la causa principal de que la Historia Antigua haya llegado
hasta nosotros muy mutilada, intencionalmente tergiversada y
transformada de tal modo que hoy en día apenas sabemos con exactitud
nada de ella. Así, todos los libros de conocimiento público de aquellos
tiempos, incluidos los llamados "clásicos", son los únicos que los
poderes imperantes de los pueblos han dejado subsistir y ello por ser
libros y textos elaborados siguiendo unas premisas bien precisas que en
ningún caso pretenden aclarar los acontecimientos del pasado, sino que
bien al contrario, los falsean.

De suerte que han llegado hasta nosotros muchos documentos escritos que,
por ser en aquellos tiempos ya indescifrables y otros habiéndose
descubierto en excavaciones arqueológicas actuales, se han salvado de la
quema. Siendo numerosos en verdad los conservados en muros, columnas,
obeliscos, pinturas, tumbas y esculturas hallados en Egipto al igual que
los desenterrados en Mesopotamia y Medio Oriente escritos en
cuneiforme. También unimos a ellos los textos ibéricos, de los cuales
existen más de un millar, los etruscos, los griegos arcaicos y otros
-también muy numerosos- encontrados en todas las tierras bañadas por el
Mediterráneo, incluidas las de África y Oriente Medio. Con todo este
inmenso material, el cual ha podido descifrar en parte Alexandre
Eleazar, se ha podido reconstruir de nuevo el relato histórico de la
humanidad.

Alexandre Eleazar fallece el 15 de diciembre de 2004 en la ciudad de
Barcelona.



¿Por qué no se reconocen las investigaciones de A. Eleazar?



Alexandre Eleazar después de varias decadas de investigaciones
publicó en 1985 el primer libro, titulado "Los Bere", de una serie en
proyecto (Los Paios, La Bibele).

Participó en varias conferencias y realizó diversos artículos en la
prensa, no obteniendo respuesta por parte de historiadores ni de
organismos oficiales.



Artículos en la prensa sobre sus conferencias en Zaragoza
el Periódico "El nombre de Aragón llega hasta China"
ARAGON "La otra historia de los íberos"




Según relataba el investigador Alexandre Eleazar:



"Como saben en toda Europa hubieron cientos de filólogos y
estudiosos de toda índole los cuales buscaron el secreto de las antiguas
escrituras, pues bien, tras un gran esfuerzo para descifrar todos los
textos que me caían en las manos pude leer algunas procedentes de los
Paios que se hallaban en las paredes de los monumentos y en los museos,
supe que ciudades como Shanghai y Cantón fueron pobladas por Aragoneses,
pude comprobar como Champollion no descubrió nada referente a los
jeroglíficos egipcios y puedo demostrar la exactitud de mis
afirmaciones. Mayormente he utilizado las siguientes lenguas: el
Elengoa, el Ibérico, el Uko, el Aragonés, el Patués (de Egipto) y el
Palestín, llegando así a descifrar todo tipo de escrituras antiguas,
como se puede comprobar en el libro "Los Bere" y en "Los Paios" de
próxima publicación."

"Cuando alguien escribe sobre un tema estrafalario cuyas fantasías
esconden la verdad, engaña a las gentes y los lectores se pierden en
pensamientos escabrosos, oscuros y terroríficos, entonces es considerado
por la sociedad actual como un buen autor y los editores le dan premios
por saber que así venderán bien sus libros. El pueblo se pregunta
muchas cuestiones de nuestros antepasados, pero los gobernantes de toda
la vida les hacen creer en cualquier cosa, en esoterismo, en revistas
que presentan artículos sobre el "diablo", los ovnis y lo del más allá.
Admiten esas cosas raras porque sueñan con lo extraordinario y no les
importa si es cierto o mentira."

"Los que dirigen las conciencias de las gentes y planifican el grado
de sabiduría de los estudiosos o pensadores, se oponen a cuanto digo y
expongo. No les gustan mis conocimientos y no quieren que se sepa que he
descubierto la lengua y el alfabeto de los íberos, ni tampoco que sea
la única persona que puede traducir los jeroglíficos egipcios y los
textos cuneiformes. Me hacen la guerra, saboteando la venta de mis
libros porque la mayoría de los libreros son esclavos suyos. Obedecen
ciegamente y no les importa ni Dios ni la segunda vida, mientras estén
en la línea de conducta fijada por los falseadores de la Historia. No
les importan sus antepasados. No les importan los gritos de los muertos
asesinados a golpes de machete. Reniegan de los que desaparecieron de
esta vida. Estos ya no pueden darles ningún beneficio mientras que sus
Amos les han facilitado sus vidas terrestres, porque son dóciles y
obedientes."


http://www.latrinchera.org/foros/showthread.php?11611-quot-Los-Bere-quot